jueves, 16 de septiembre de 2021

EL GRAN QUIZ

¿Sabrías responder correctamente al siguiente quiz

Hola, chicos. Coged los ordenadores y buscad la respuesta a estas cuestiones. 
Las respuestas son muy cortas y hay que anotarlas en el cuaderno.
¡Ánimo y a investigar! 

1. ¿Quién descubrió el continente americano?

2. ¿Quién fue el primer Nobel femenino por sus descubrimientos sobre la radioactividad?  
3. ¿En qué año murió el autor de Don Quijote de la Mancha?    
4.  ¿A qué oficio se dedicó Gabriel García Márquez previamente a escribir literatura?
5. ¿Cómo se llama la doctrina de Lutero?
6. ¿En qué ciudad está el Coliseo?
7. ¿Cómo se llamaba España cuando ésta pertenecía al Imperio Romano?
8. ¿Cuál es el nombre del actual presidente de los EE.UU.?
9. ¿De qué ciudad eran originarios The Beatles?
10. ¿Cuál es la capital de Perú?
11. ¿En qué años tuvo lugar la II Guerra Mundial?
12. ¿Cómo se llama la protagonista de la novela Orgullo y prejuicio
13. ¿Qué mes tiene menos días?
14. ¿Por qué se extinguieron los dinosaurios?
15. ¿A qué país pertenece Nápoles?
16. ¿Cuál es el animal más grande que existe?
17. ¿Qué componente de la sangre humana le proporciona su color rojo?
18. ¿En qué continente está el Sahara?
19. Di un sinónimo de borracho.
20. ¿Con qué emperador el Imperio romano de Occidente dejaba de existir?

lunes, 24 de mayo de 2021

LA REGENTA

 

La inadaptada: (Leopoldo Alas: «La Regenta», capítulo XVI)

Gonzalo Sobejano





[1] «Con Octubre muere en Vetusta el buen tiempo. Al mediar Noviembre suele lucir el sol una semana, pero como si fuera ya otro sol, que tiene prisa y hace sus visitas de despedida preocupado con los preparativos del viaje del invierno. Puede decirse que es una ironía de buen tiempo lo que se llama el veranillo de San Martín. Los vetustenses no se fían de aquellos halagos de luz y calor y se abrigan y buscan su manera peculiar de pasar la vida a nado durante la estación odiosa que se prolonga hasta fines de Abril próximamente. Son anfibios que se preparan a vivir debajo de agua la temporada que su destino les condena a este elemento. Unos protestan todos los años haciéndose de nuevas y diciendo: «¡Pero ve usted qué tiempo!» Otros, más filósofos, se consuelan pensando que a las muchas lluvias se debe la fertilidad y hermosura del suelo. «O el cielo o el suelo, todo no puede ser».

[2] Ana Ozores no era de los que se resignaban. Todos los años, al oír las campanas doblar tristemente el día de los Santos, por la tarde, sentía una angustia nerviosa que encontraba pábulo en los objetos exteriores, y sobre todo en la perspectiva ideal de un invierno, de otro invierno húmedo, monótono, interminable, que empezaba con el clamor de aquellos bronces.

[3] Aquel año la tristeza había aparecido a la hora de siempre.

martes, 18 de mayo de 2021

ROMANTICISMO ESPAÑOL

 FRAGMENTOS DEL ROMANTICISMO ESPAÑOL:


1. LARRA, Vuelva usted mañana

Gran persona debió de ser el primero que llamó pecado mortal a la pereza; nosotros, que ya en uno de nuestros artículos anteriores estuvimos más serios de lo que nunca nos habíamos propuesto, no entraremos ahora en largas y profundas investigaciones acerca de la historia de este pecado, por más que conozcamos que hay pecados que pican en historia, y que la historia de los pecados sería un tanto cuanto divertida. Convengamos solamente en que esta institución ha cerrado y cerrará las puertas del cielo a más de un cristiano.

Estas reflexiones hacía yo casualmente no hace muchos días, cuando se presentó en mi casa un extranjero de estos que, en buena o en mala parte, han de tener siempre de nuestro país una idea exagerada e hiperbólica, de   -pág. 4-   estos que, o creen que los hombres aquí son todavía los espléndidos, francos, generosos y caballerescos seres de hace dos siglos, o que son aún las tribus nómadas del otro lado del Atlante: en el primer caso vienen imaginando que nuestro carácter se conserva intacto como nuestra ruina; en el segundo vienen temblando por esos caminos, y pregunta si son los ladrones que los han de despojar los individuos de algún cuerpo de guardia establecido precisamente para defenderlos de los azares de un camino, comunes a todos los países.

jueves, 8 de abril de 2021

SUJETO Y PREDICADO


1. Tal como os prometí, aquí va la tanda de ejercicios de sujeto y predicado y sus núcleos.

2. Ejercicios para trabajar las oraciones impersonales

3. También va aquí análisis sintáctico de oraciones corregidos.

4. Practicamos los TIPOS DE ESTROFAS y repasamos jugando.

miércoles, 30 de septiembre de 2020

Estilo indirecto libre

 En este divertido cuento relatado por Claudio Sánchez Albornoz se hace uso del estilo

indirecto, ya que el narradora refiere por sí mismo lo dicho por otros.


No sé si ustedes conocen un cuento andaluz en el que se refiere la pintoresca confesión de un gitano. Sintiéndose morir, pidió que viniera a confesarle el cura del pueblo. 

El gitano penitente se acusó de diversos pecados, pero no de haber robado caballerías. El sacerdote prolongaba su interrogatorio, a la espera de que el enfermo llegase a aludir a su presumible flaqueza. 

Pero como el gitano parecía ir a poner fin a su confesión sin acusarse de haberse apoderado de ningún animal, el confesor le dijo muy confidencialmente que si no se había llevado nunca a su

casa algún caballo o algún burro ajeno. Y el moribundo le respondió sin vacilar que ese era su oficio.

lunes, 14 de septiembre de 2020

PERITO EN LUNAS


1. 
Blanco narciso por obligación.
Frente a su imagen siempre, espumas pinta,
y en el mineral lado del salón
una idea de mar fulge distinta.
Si no esquileo en campo de jabón,
hace rayas, con gracia, mas sin tinta;
y al fin, con el pulgar en ejercicio,
lo que sobra anula del oficio.


2.
Por el lugar mejor de tu persona,
donde capullo tórnase la seda,
fiel de tu peso alternativo queda,
y de liras el alma te corona.
¡Ya te lunaste! Y cuanto más se encona,
más. Y más te hace eje de la rueda
de arena, que desprecia mientras junta
todo tu oro desde punta a punta.


3.
Estío, postre al canto: tierno drama
del blancor del mantel en menoscabo:
conforme con la luna más, se inflama,
en verde plenilunio desde el rabo.
Pero cuando el cuchillo le reclama
los polares cerquillos, tiene al cabo,
para frescas hacer, claras las voces,
un rojo desenlace negro de hoces.


4.
Minera, ¿viva? luna ¿muerta? en ronda
sin cantos; cuando en vilo esté, no tanto,
cuando se eleve al cubo, viva al canto,
y halla un mano que le corresponda.
Dentro de esa interior torre redonda,
subterráneo quinqué, cañón de canto;
el punto, ¿no?, del río, sin acento,
reloj parado, pide cuerda, viento.


miércoles, 20 de mayo de 2020

TIPOS DE ARGUMENTO



Tipos de argumentos
Autoridad
Se acude a un experto o persona reconocida para apoyar la opinión.
(Como avala el Sr. Speers, epidemiólogo e investigador de la Universidad de Oxford...)
Ejemplificación
Casos concretos que cumplen lo que afirma la tesis
(por ejemplo, el otro día en la cafetería...)
Sentido común
Valora lo que nos parece justo o adecuado
(Es de lógica que Madrid no puede pasar a la fase 1, porque ...)
Generalización
A partir de casos semejantes se extrae una tesis general

Relaciones lógicas
Efecto-causa, condición y efecto (expresada con conectores por lo tanto, por consiguiente, porque si...entonces).
(Si uno solo empieza a saltarse las normas del confinamiento, nos afecta a todos)
Tópicos sociales
Creencias mayoritariamente aceptadas (el valor del trabajo, de la salud, principios morales, derechos y libertades, como lo justo sobre lo injusto, lo saludable y beneficioso frente a lo nocivo y perjudicial, etc)
(Lo justo es..,  Es una cuestión de salud pública, ...) 
Experiencia personal
Lo visto y vivido personalmente funciona en ocasiones como argumento. Conviene no abusar del mismo.
(A mí me pasó. Me pidieron que me lavara las manos antes de...)
Hechos probados
Basado en pruebas contrastables, estadísticas, etc.
(el 18,5 % de los enfermos necesitan hospitalización) 




Progreso
La novedad y lo original son claves del progreso y son valorados frente a la tradición.
Semejanza o analogía
Se defiende algo en razón de ser muy parecido a otro elemento cuya verdad está demostrada
Proverbios y refranes
Enunciados breves de tradición culta o popular que encierran un pensamiento o una enseñanza para la vida
Ad hominem
Se admite o rechaza un razonamiento no por sí mismo, sino en función de la persona que lo expresa.


FALACIA: 

Argumento engañoso.
Aunque con apariencia de correcto, vulnera la lógica.

Falacia ad hominem: se niega la veracidad de ciertas ideas o conclusiones resaltando las características negativas (más o menos distorsionadas y exageradas) de quien las defiende, en vez de criticar la idea en sí o el razonamiento
(qué va a decir un borracho!)

 Falacia ad ignorantiam: se intenta dar por hecha la veracidad de una idea por el simple hecho de que no se puede demostrar que es falsa

Falacia de autoridad vincula la veracidad de una proposición a la autoridad de quien la defiende, como si eso proporcionase una garantía absoluta

Ejemplos:
Una falacia, en el campo de la lógica, es una argumentación o razonamiento que parece válido a simple vista, pero no lo es. Ya sea que se cometan de manera intencionada, con fines de manipulación y engaño (sofisma), o de manera desinteresada (paralogismo), las falacias han preocupado a diversos campos discursivos del quehacer social, como la política, la retórica, la ciencia o la religión.
Aristóteles postulaba la existencia de trece tipos de falacia, pero hoy en día conocemos una cantidad bastante superior y diversas formas de clasificación para entenderlas. En líneas generales, un argumento no será falaz cuando tenga validez deductiva o inductiva, premisas verdaderas y justificadas, y que no caiga en la llamada petición de principio.

Ejemplos de falacias

Petición de principio.
Se trata de una falacia caracterizada por contener la conclusión del argumento a probar implícita o explícitamente dentro de las propias premisas disponibles para ello. Por ello es una forma de razonamiento circular, en que la conclusión apunta a la premisa misma. Por ejemplo: “Yo tengo la razón, porque soy tu padre y los padres siempre tienen razón”.
Afirmación del consecuente.
También llamada error inverso, esta falacia asegura la verdad de una premisa a partir de una conclusión, yendo en contra de la lógica lineal. Por ejemplo: “Siempre que nieva, hace frío. Como hace frío, entonces está nevando”.
Generalización apresurada.
Esta falacia extrae y afirma una conclusión a partir de premisas insuficientes, extendiendo el razonamiento a todos los casos posibles. Por ejemplo: “Papá ama el brócoli. Mi hermana ama el brócoli. Toda la familia ama el brócoli”.
Post hoc ergo propter hoc.
Esta falacia se nombra a partir de una expresión latina que traduce “después de esto, a consecuencia de esto” y también se la conoce como correlación coincidente o causalidad falsa. Atribuye una conclusión a una premisa por el simple hecho de que ocurran de manera sucesiva. Por ejemplo: “El sol sale después de que canta el gallo. Por lo tanto, el sol sale debido a que canta el gallo”.
Falacia del francotirador.
Su nombre se inspira en un supuesto francotirador que disparó a un granero al azar y luego pintó una diana en cada impacto, para proclamar su buena puntería. Esta falacia consiste en la manipulación de informaciones no relacionadas hasta lograr algún tipo de efecto lógico entre ellas. También explica la autosugestión. Por ejemplo: “Hoy soñé que tenía doce años. En la lotería salió el número 3. El sueño lo advirtió porque 1+2=3”.
Falacia del espantapájaros.
También llamada Falacia del hombre de paja, consiste en la caricaturización de los argumentos contrarios, para así atacar una versión débil de los mismos y demostrar superioridad argumentativa. Por ejemplo:
– Creo que los niños no deberían estar hasta tarde en la calle.
 No creo que lo debas tener encerrado en un calabozo hasta que crezca (refutación falaz)
Falacia del alegato especial.
Consiste en acusar al adversario de carecer de las sensibilidades, conocimientos o autoridad para participar en el debate, descalificándolo así como inepto para el nivel mínimo necesario para ser refutado. Por ejemplo:
– No estoy de acuerdo con que suban las tarifas de luz y de agua de un día para otro.
 Lo que pasa es que no entiendes nada de economía.
Falacia de la pista falsa.
Conocida como red herring (arenque rojo, en inglés), se trata de desviar la atención del debate hacia otro tema, como maniobra de diversión que esconda las debilidades argumentativas del propio alegato. Por ejemplo:
– ¿No está de acuerdo con la condena propuesta para el violador? ¿Es que no le importa lo que piensan miles de padres de familia al respecto?
Argumento a silentio.
El argumento desde el silencio es una falacia que extrae una conclusión a partir del silencio o la falta de evidencias, es decir, a partir del silencio o de la negativa a revelar información del contrincante. Por ejemplo:
– ¿Qué tan bien sabes hablar alemán?
 Es una segunda lengua para mí.
 A ver, recítame un poema.
 No me sé ninguno.
 Entonces no sabes alemán.
Argumento ad consequentiam.
Esta falacia consiste en evaluar la veracidad de una premisa a partir de lo deseables o indeseables que sean sus conclusiones o consecuencias. Por ejemplo:
– No puedo estar embarazada, si lo estuviera papá me mataría.
Argumento ad baculum.
El argumento “que apela al bastón” (en latín) es una falacia que sostiene la validez de una premisa a partir de la amenaza de violencia, coacción o amenaza que no aceptarla representaría para el interlocutor o adversario. Por ejemplo:
– No eres homosexual. Si lo fueras, no podríamos seguir siendo amigos.
Argumento ad hominem.
Esta falacia desvía el ataque de los argumentos del oponente a su propia persona, desvirtuándolos por extensión a partir del ataque personal. Por ejemplo:
– Los préstamos a largo plazo solucionarán el déficit fiscal.
 Eso lo dice usted porque es millonario y no sabe de necesidades.
Argumento ad ignorantiam.
También conocido como el llamado a la ignorancia, afirma la validez o falsedad de una premisa a partir de la existencia o falta de pruebas para demostrarlo. Así, se basa la argumentación no en el conocimiento efectivo, sino en la ignorancia propia o del oponente. Por ejemplo:
– ¿Dices que tu partido es mayoría? No lo creo.
 No puedes demostrar lo contrario, así que es verdad.
Argumento ad populum.
Conocido como el sofisma populista, implica la asunción de validez o falsedad de una premisa a partir de lo que una mayoría (real o supuesta) piense de ello. Por ejemplo:
– No me gusta el chocolate.
 A todo el mundo le gusta el chocolate.
Argumento ad nauseam.
Falacia consistente en la repetición de la premisa, como si insistir en lo mismo pudiera imponer su validez o falsedad. Es la falacia resumida en la célebre frase del ministro de propaganda Joseph Goebbels: “Una mentira repetida mil veces se convierte en verdad”.
Argumento ad verecundiam.
Llamada también “argumento de autoridad”, defiende la validez o falsedad de una premisa a partir de la opinión de un experto o alguna autoridad (real o pretendida) al respecto. Por ejemplo:
– No creo que hubiera tanta gente en la manifestación.
 Claro que sí. Lo dijeron los periódicos.
Argumento ad antiquitatem.
Esta falacia consiste en una apelación a la tradición, es decir, asume la validez de una premisa de acuerdo al modo acostumbrado de pensar las cosas. Por ejemplo:
– El matrimonio homosexual no puede permitirse, ¿cuándo se ha visto algo así?
Argumento ad novitatem.
Conocida como apelación a la novedad, es el caso contrario a la apelación a la tradición, sugiere la validez de una premisa a partir de su carácter inédito. Por ejemplo:
– No me gusta este programa.
 ¡Pero si es la versión más reciente!
Argumento ad conditionallis.
Es una falacia que condiciona el argumento o las pruebas de su conclusión, impidiendo que puedan ser refutadas pues tampoco se las ha afirmado del todo. Es típico del periodismo y emplea muchas palabras en modo condicional. Por ejemplo:
– El político habría desviado fondos públicos para su beneficio personal.
Falacia ecológica.
Ésta atribuye la verdad o falsedad de un enunciado, a partir de la atribución errónea de alguna característica de un colectivo humano (por ejemplo, las arrojadas por la estadística) a cualquiera de sus individuos sin distinción, fomentando estereotipos y prejuicios. Por ejemplo:
– Uno de cada tres asaltantes en estados unidos es negro. Por lo tanto, los negros son más propensos a robar.


Fuente: https://www.ejemplos.co/20-ejemplos-de-falacias/#ixzz6MihZuZFe